SEMANA DE PASIÓN PARA LA FAUNA Y FLORA DE COLOMBIA


La semana de pasión o semana santa es una celebración católica que marca el final de la cuaresma, período de cuarenta y seis días, que inicia el miércoles de ceniza, en el cual las iglesias que se basan en la fe cristiana practican ayunos y penitencias en memoria de los cuarenta días que ayunó Jesús en el desierto. Durante la semana santa se conmemora la pasión con la cual Jesús decidió entregar su vida en la cruz, en medio de padecimientos para pagar por los pecados de los hombres. Adicionalmente, en Colombia constituye un periodo de días festivos, por lo cual muchos colombianos se movilizan a otros sitios para celebrar los ritos cristianos o para descansar aprovechando este periodo de vacaciones.


Lamentablemente, esta semana y las precedentes, también representan un periodo de pasión y padecimiento para la fauna y flora silvestre. Algunas prácticas como el no consumo de carnes rojas, la alabanza con ramos fabricados con frondes de palmas silvestres, así como la alta afluencia de turistas en las carreteras, influyen en el aumento del tráfico de fauna y flora silvestre, hecho evidenciado en el incremento de decomisos de especies silvestres como tortugas, iguanas, primates, aves, frondes de palma, entre otros, que suelen ser extraídos de su medio natural.Uno de los casos más emblemáticos, es el de la palma de cera (Ceroxylon quindiuense) la cual es considerada el árbol nacional desde 1952. Los frondes de esta palma, han sido usados tradicionalmente en la celebración del domingo de ramos, y aunque esta costumbre ha disminuido, el impacto que ha tenido sobre las poblaciones de la palma, junto a la deforestación y la ganadería en la región andina, ha causado una disminución y aislamiento de sus poblaciones, por lo cual es considerada actualmente como una especie vulnerable a la extinción según la IUCN. Acciones de conservación que incluyen ofrecer a la comunidad católica otras opciones de especies de palmas obtenidas en vivero de forma sostenible, ha ayudado a disminuir la presión sobre nuestro árbol nacional.


Otro es el caso de los reptiles como las tortugas. Culturalmente durante esta temporada no deben consumirse “carnes rojas”, haciendo que los pobladores busquen otras opciones de “carne blanca”, intensificando la demanda de carnes alternativas como hicoteas, morrocoyes, galapagas, terecayas, charapas, incluso tortugas marinas; las cuales son víctimas fáciles y se comercializan de manera ilegal en todas las regiones del país. El comercio de este tipo de animales no maneja una tasa de extracción sostenible con el medio ambiente, haciendo que las poblaciones disminuyan drásticamente en diferentes zonas del país.


El caso de las iguanas puede llegar a ser incluso más grave debido a los métodos para obtener los huevos, que son los consumidos de manera habitual para estas fiestas; los huevos de estos animales son obtenidos mediante incisiones en el abdomen con el individuo vivo y sin anestesia, lo que genera la muerte de la hembra, por lo tanto deben ser sacrificados cientos de individuos para poder atender la demanda.


Por otra parte y aunque no está relacionado directamente con costumbres religiosas, la Semana Santa representa unas pequeñas vacaciones para la gran mayoría de colombianos, los cuales se movilizan por las carreteras y municipios turísticos del país. Esta situación es aprovechada por personas que encuentran una oportunidad de obtener dinero, ofreciendo fotos e incluso la posibilidad a los turistas de obtener aves, mamíferos o reptiles como “mascota exótica”. Estas actividades tienen implicaciones en la salud de los animales debido a que el estrés que manifiestan en cautiverio se traduce en comportamientos aberrantes, desnutrición o enfermedades difíciles de tratar que terminan aburriendo a quien los compró y abandonando los animales. Además puede volverse un problema de salud pública ya que los humanos pueden contagiarse de enfermedades o parásitos de la fauna silvestre, y en casos extremos pueden llegar a ser atacados o lastimados por los animales adquiridos.


La rehabilitación de estos animales es muy compleja, implica una gran cantidad de personal especializado en manejo de fauna y rehabilitación, dietas y tratamientos médicos especiales los cuales, debido a la gravedad del estado de los individuos, hace imposible su recuperación y por ende la liberación en sus hábitats naturales.


Estas razones hacen que en el proyecto “Investigación para la prevención y manejo a las amenazas humanas sobre la fauna y flora silvestre” de la Fundación Reserva Natural La Palmita, Centro de Investigación, se lanzara para el mes de marzo de 2016 la campaña “Perjudicial para la salud de los ecosistemas” con el objetivo de desincentivar el tráfico de Fauna y Flora silvestre en el país durante la temporada de Semana Santa, y que deje de ser una semana de pasión para la fauna y flora colombianas.


La campaña, que inicialmente se encuentra en redes sociales, se basa en diferentes imágenes en las cuales se presenta una especie característica de la biodiversidad del país, que visualice la problemática y normatividad sobre el aprovechamiento ilícito de los recursos naturales (artículo 29 de la ley 1453 de 2011).

Lina María Forero Rozo

Coordinadora de la Línea de Investigación en Ecosistemas

Fundación Reserva Natural La Palmita, Centro de Investigación

 ¡CONOCER PARA USAR Y CONSERVAR!

Síguenos en:

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

OFICINA PRINCIAL: BOGOTÁ D.C.  Cra 4 # 58–59 O .201, Chapinero Alto I   Tel: (57+) (1) 7022971  I    Móvil: (57+) 315 341 9129  I  contacto@lapalmita.com.co.

YOPAL - CASANARE Carrera 24 # 16-16 Barrio Los Helechos I  Tel: (57+) (8) 634 4557 I   Móvil: (57+) 313 267 5017.