Bosques de vida, sembrando paz. El proceso de conservación comunitaria más grande de Latinoamérica

Arrancó la primera siembra del proyecto y la firma de Acuerdos de Conservación y Producción por parte de sus beneficiarios en el municipio de Tame.

Directores y representantes de las diferentes organizaciones aportantes de Bosques de Vida


El 27 de julio de 2021 será una fecha difícil de olvidar, en la finca Altomira del Municipio de Tame en Arauca fue llevado a cabo uno de los hitos más importantes en materia medioambiental para el país, arrancó la primera siembra del proyecto comunitario de conservación y restauración más grande de Colombia y América Latina. Un orgullo para este trabajo de base territorial y medioambiental que lidera La Palmita.


La jornada tuvo inicio con el evento simbólico de las 50 primeras plántulas sembradas en la vereda Puna Puna en la plenitud del Piedemonte Araucano donde termina la Cordillera de los Andes al Oriente, esta siembra marcará el inicio de la restauración de 251 hectáreas, el equivalente a dos millones y medio de metros cuadrados de bosque. Y la conservación de 736 hectáreas, que serían equivalentes a unas mil cien canchas de fútbol promedio.

A todas luces un desafío no solo por extensión sino por el reto de una la construcción colectiva que comenzó desde 2015, hace seis años.

Acto seguido en la vereda Mapoy se llevó a cabo la firma de 15 Acuerdos de Conservación y Producción y 17 Acuerdos de Pago por Servicios Ambientales. Suscritos todos por la comunidad tameña, beneficiaria del proyecto que desde el principio creyó en un sueño que parecía difícil de materializarse. Veinte familias que creen en el cuidado de la tierra y el agua en una apuesta sostenible por el medio ambiente.


William Trujillo, biólogo y coordinador técnico de Bosques de Vida presenta el proyecto.

Desliza a la izquierda para ver todas las fotos.


Trabajo que tampoco sería posible sin la Asociación Vivero Comunitario Morichales de Vida, una organización de base campesina, compuesta por doce familias de Mapoy que en sociedad y de la mano con La Palmita y un trabajo conjunto de más de 6 años son el corazón de esta iniciativa. Serán ellos quienes provean las plántulas, su cuidado y siembra. Se esperan en este proyecto la propagación de 100 mil plántulas de especies nativas de la Orinoquía.


Este hecho inolvidable en la memoria de la comunidad de las veredas de Tame, contó con la participación del Dr. Juan Carlos Mahecha, Director Ejecutivo del Fondo Colombia en Paz, entidad que coordina los recursos de la implementación de los Acuerdos de Paz firmados en 2016, en los cuales el municipio de Tame está priorizado como uno de los municipios para el desarrollo de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET.

También estuvieron presentes Diego Álvarez, enlace para Arauca de la Agencia de Renovación del Territorio y delegadas del programa Colombia Sostenible y del Banco Interamericano de Desarrollo, entidades cofinanciadoras del proyecto. Así como el alcalde de Tame Aníbal Mendoza y el director de Corporinoquía, José Armando Suarez aliados de este proyecto.


Fotografías y texto por: Cristhian Aguirre H. Comunicador social y periodista

La Palmita - Centro de Investigación

357 visualizaciones